Omisiones de un gobierno departamental en decadencia

Opinión

Por Mtro. Nicolás Viera (*)
La campaña publicitaria del Partido Nacional ya está en marcha y no precisamente desde los diferentes sectores que lo integran sino disfrazado detrás de la institucionalidad de la Intendencia. Desde los medios de comunicación departamentales nos ametrallan con infinidad de avisos breves que dan a conocer lo que se toma como “logros” de la actual gestión departamental, o sea desde 2005 a esta parte.
En alguno de esos avisos se pone como logro de la gestión departamental la finalización de la obra del Bulevar Baltazar Brum de Rosario sin mencionar que el Municipio fue quien tuvo la iniciativa y mucho menos informar que esta obra fue posible gracias a un instrumento creado y ejecutado por Presidencia de la República que se llama Fondo para el Desarrollo del Interior que permitió invertir en esta obra 20 millones de pesos.
También se dice que la Intendencia compró el ex Cine Rosario, cosa que es cierta, pero se omite decir que la obra de refacción fue posible gracias a un Programa del Ministerio de Obras Públicas (Programa Realizar) del Gobierno Nacional que determinaba la inversión conjunta del Ministerio y la Intendencia con la participación de 2 millones de pesos cada uno (donde la Intendencia aportó algo más para concluir los trabajos).
Se mencionan todos los servicios prestados por la Secretaría de la Juventud sin hacer mención que la gran mayoría de las becas para estudiantes de todo el departamento y la mayor parte del dinero con el que se mueve esa secretaría proviene del Gobierno Nacional y no surge de las arcas de la comuna.
El Intendente se queja porque no tiene maquinaria pero de eso se dio cuenta luego de transcurridos 7 años de su gestión y encima tiene el tupé de culpar al Frente Amplio por no contar con el dinero para la compra ya que los ediles frenteamplistas decidieron no votarle un préstamo para maquinaria que comenzó siendo de 18 millones de dólares, luego se acotó a 12 millones y terminó siendo poco más de 6 millones (que solo votaron ediles blancos y colorados).
También se dice de la refacción total de una de las arterias principales de acceso a la ciudad de Colonia como es el caso de la Avenida González Moreno que luego de más de 10 años de quejas por parte de los vecinos por el estado de esa calle, ahora, a dos meses de las elecciones, recién se dignaron a reparar.
A este rosario de “logros” poco claros de una Intendencia en decadencia se le suma las irregularidades que están siendo estudiadas por la justicia en la Dirección de Tránsito y Limpieza principalmente.
Por otro lado, aparece posicionado en las “antípodas” al zimmerismo el Dr. Moreira que pareciera ser el gran opositor del actual Intendente olvidándose que en el gabinete departamental actual Moreira tiene tres Directores que responden a él y que co-gobiernan con el zimmerismo. Por ende, en un razonamiento lógico, la actual gestión departamental está siendo llevada a cabo por todo el Partido Nacional; más, si tenemos en cuenta que en la Junta Departamental, ediles zimmeristas y moreiristas han votado, sistemáticamente, como un bloque compacto todo lo presentado por el Ejecutivo comunal.
Creo, amparado en la realidad que vemos todos los vecinos del departamento, que este modelo de gestionar ha caducado, debe llegar a su fin porque solamente de esa forma Colonia podrá pegar un salto de calidad. De lo contrario, seguiremos viendo la desesperación por la cercanía eleccionaria con funcionario mandatados a “limpiar” la ciudad de apuro, a pintar lomos de burro un viernes santo y erradicar basurales en un santiamén cuando pasaron años acumulando mugre.
La sociedad requiere a gritos una institución sólida, inclusiva, donde el vecino que desee ser funcionario pueda concursar o participar de un sorteo sin la necesidad de golpear la puerta de un comité para lograr un puesto en la Intendencia; donde los jóvenes y adolescentes que deseen becas puedan concurrir a una oficina de la Intendencia para inscribirse cristalinamente y no tener que repartir listas partidarias como pago de un favor; resulta necesario transformar a los funcionarios municipales en servidores públicos, que no le deban favores a nadie más que al pueblo de su departamento.
La sociedad quiere decirle no al acomodo, no al amiguismo, no al diezmo, no a utilizar la política para beneficio particular; y por lo contrario quiere decirle si a un gobierno de cercanía, sí a una gestión eficiente que piense en la gente, si a la transparencia.
Para lograr un departamento de primera como el que todos queremos, se necesita de un gobierno honrado. Al decir de Aparicio, la Patria es dignidad arriba, en sus gobernantes, para lograr regocijo abajo, en su pueblo.

(*) Representante Nacional (s). Vicepresidente departamental del Frente Amplio.

Comentarios

Deja un comentario